Fitas en el Abra Salkantay a 4.600 m ( Andes-Perú )

lunes, 16 de junio de 2014

PICO DE ASPE 2645 m

                                                 

PICO DE ASPE  2.645 m ( Por el corredor Norte)


                                                                    18/04/2014










El Aspe, ese centinela que se eleva casi 1.100 metros sobre Candanchú, ejerce sobre mí una mágica atracción. Fue mi primer pico importante con esquís de montaña y lo he recorrido por todas sus vertientes practicando diferentes modalidades deportivas, escalada, alpinismo invernal, esquí de montaña.....etc.



Es una montaña majestuosa, con vías y recorridos preciosos, alguno de ellos exigente. Fue cuna y crisol de numerosos montañeros que trazaron grandes y bonitas vías. Su agreste cara norte contrasta con la apacible vertiente sur, más suave y benévola. En verano la vista de su frontal norte, escarpado, rocoso, cortado a pico, atrae a montañeros que miden sus fuerzas y técnica en la arista de los Murciélagos, vía Edil.... vías de renombre de esta vertiente.
En invierno es cuando esta montaña nos enseña su imagen más bonita y a la vez más exigente. Sus vías alpinas, corredores y trazados exigentes, hacen de el una meta codiciada por los numerosos montañeros que se fijan en su esbelta pared.
Hace un par de años llevé a Eli a surcar su ruta norte, cuando todavía la nieve estaba presente en el corredor norte. Fue una bonita ascensión, era la primera vez que subía a su cima y yo para mis adentros me dije.... no será la última. Además una espesa niebla no le permitió contemplar sus hermosas vistas sobre la vertiente francesa y la extensa panorámica que se abre hacia el sur. Volveremos dijo.... y con esquís.

Este año, aprovechando los días de fiesta de la Semana Santa, decidimos hacer algo de esquí de montaña en la zona y una de las ascensiones elegidas fue " mi Aspe",  digo " mío" porque lo considero como algo que llevo dentro. Son muchos años contemplando su silueta, día y noche....observando sus formas, recorriendo sus vertientes, conociendo sus recovecos... también fue la montaña elegida para rendir homenaje a mi compañero y amigo Mariano, con el que compartí muchas actividades, momentos, experiencias…. allá por los años 80. Sus amigos decidimos recordarle con una placa en su cima. Recuerdo a un joven enamorado de la montaña, del Pirineo Aragonés, al que un fatídico accidente de montaña le quitó  la vida y truncó sus ilusiones....maltita pala helada de la Rinconada, te llevaste a algo más que un amigo.



Es temprano, la estación de Candanchú todavía no ha abierto sus puertas, el aparcamiento está vacío, solo nuestro vehículo y alguno más, madrugadores esquiadores de montaña, que quieren disfrutar de una buena bajada del señor Aspe. Al rato llegan nuestros amigos, Antonio, Ángel, Curro y J. Manuel, que nos acompañaran hoy. Con Antonio, Curro y Ángel compartiré próximamente, y junto con otros compañeros del GMAM, una bonita actividad en el Cáucaso de Georgia. Nuestro objetivo el Kazbek, una montaña de algo más de 5.000 metros a la que queremos subir con esquís.


Salimos foqueando por las pistas y cuando llegamos a Tortiellas, ponemos las cuchillas, porque la nieve está bastante durita... mejor, esperemos que aguante y que se transforme cuando iniciemos el descenso.


Iniciamos el ascenso hacia la Tuca, se me hace raro transitar por estas pistas que ahora están solitarias….. Ay  Candanchü....quien te ha visto y quién te ve……hace años eras "La joya de la Corona" del Pirineo Aragonés, cuando algún iluminado "Director de Estación" apostaba por el esquiador de calidad , no el de cantidad...fuera los domingueros, montañeros, paseantes, cursillistas.......como se te volvió la tortilla. Pero en el fondo me da pena ya que han sido muchos años en la zona, muchos recorridos y muchas esquiadas.





Llegamos al paso que une la Tuca con Tortiellas Alto, esta helado, un escalón con fuerte pendiente hace que lo salvemos con precaución. Eli lo hace con soltura, parece que está muy recuperada de su racha de intervenciones....vaya añito!!
Delante de nosotros tenemos la enorme silueta del Aspe por su cara norte, es magnífica y el día perfecto, paramos a contemplar su escarpada cara norte.

Entre los presentes sumamos muchas ascensiones a esta montaña, pero compartir esta salida es especial, aparte de entrenar un poco para lo que se nos avecina en días venideros, nos permite pasar un buen día todos juntos.

Poco a poco arañamos metros a la ascensión, antes del hombro, una pala fuerte, barrida por una avalancha y muy dura, nos aconseja poner los crampones y subirla sin esquís, algún grupo (no muy numeroso) que nos precede lo ha intentado con las tablas puestas y al final ha claudicado en el intento. Por detrás de nosotros una pareja también lo intenta.....con resultado similar. Cuando la nieve está muy dura, los crampones son la solución.




Después de la pala, de nuevo nos calzamos los esquís y para arriba. La nieve esta mejor y en un plis-plas nos plantamos en el hombro. A nuestra izquierda vemos el corredor de los Franceses, bonita vía de ascensión de esta cara norte, no encontramos con una pareja de chavales que ya bajan, la han hecho de noche.

Por delante nos quedan un centenar de metros hasta la cumbre, y la parte más pendiente, el corredor norte, que nos deja en el colladito o brecha del Aspe. Esta duro....como siempre, y como siempre, dejamos los esquís, nos calzamos los crampones y comenzamos la ascensión. A Eli le cuesta estos primeros metros, va insegura, pero poco a poco recobra su serenidad y aplomo y sube con firmeza y soltura, todavía no ha recuperado el equilibrio, tocado después de su intervención en el oído. 



La verdad es que el sitio no permite ningún fallo, en caso de caída, tenemos un salto  hasta el Cubilar de Aspe, muchos metros por debajo de nosotros y tal como está la nieve y la pendiente, no hay piolet que la detenga.
Llegamos a la brecha sin problemas, aquí convergen todas la rutas de esta montaña. Solo nos queda unos pocos metros por una crestita hasta la cumbre.



El día es magnífico, alguna nube nos tapa la visión de la parte francesa, pero la vista es espectacular. Hace un par de años estuvimos en esta montaña, en el mes de junio, y no pudimos ver nada, ahora por fin Eli puede disfrutar de la magia del Aspe.
Las fotos de rigor, algo para picar, un trago, comentarios, recuerdos, vivencias....todo esto lo compartimos entre nosotros, es lo bonito de la montaña con amigos.
Iniciamos el descenso y en un momento estamos de nuevo en la brecha, aquí va llegando gente que sube por el Collado Occidental, por el Sur....alguno nos pregunta cómo está el corredor para bajarlo con esquís.....mejor no tentar la suerte.









Con precaución encaramos la bajada por la fuerte pendiente, Eli y yo bajamos con seguridad, avanzamos al grupo y en un momento llegamos al hombro.
Estamos todos con los esquís puestos de nuevo, la nieve aunque ya transformada, aguanta, una sucesión de giros nos conduce a la pala helada, está mejor, aunque el esquiar entre los restos de una avalancha casi nunca es fácil.
Tomamos una diagonal alta que nos permite perder poca altura para acercarnos lo más posible al escalón que nos da acceso a la Tuca. Los últimos metros nos obligan a poner pieles para acceder a la zona de pistas. Es casi medio día, las pistas continúan desiertas, la nieve ya bastante sopa.
Llegamos al Paso de Tortiellas y con precaución sorteamos las piedras que nos encontramos.....ya tenemos practica en esquiar en "Piedranchu"......
El llegar al aparcamiento nos cuesta poco, aquí parece que hay mas animación, pero curiosamente de "domingueros", paseantes, cursillistas y aprendices.....ja,ja,ja...como se vuelve la tortilla....
Ha sido un día fantástico, una ascensión rápida y una compañía excelente. 

Y es que el Aspe, cuando quiere es amable con la gente......
Hasta la próxima Mariano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario