Fitas en el Abra Salkantay a 4.600 m ( Andes-Perú )

miércoles, 3 de marzo de 2010

Pic de la Cabaneta ..... no pudo ser.

Este sábado habíamos decidido ir a Andorra de nuevo para hacer alguna ascensión con los esquís. Escogimos el Pic de la Cabaneta , situado en la Vall d’Incles sector de Soldeu-Canillo, por el entorno donde está ubicado y la poca complicación en su ascensión, lo que lo hace ideal para iniciarse en el esquí de montaña y coger “tablas” con las tablas y eso es lo que Eli pide … ¡ de momento ¡ .

La noche anterior había nevado en Andorra y las montañas estaban preciosas. Temprano dejamos el coche en el comienzo de la Val d’Incles , hacía un día despejado y frío, y aunque el sol era radiante durante toda la jornada el termómetro no subió de 0ºC.



La estrecha pista que atraviesa el valle estaba cerrada, la nieve que la cubría hacía imposible el tránsito de vehículos lo que acrecentaba la soledad de este bello rincón del Pirineo Andorrano.

Son casi tres kilómetros hasta llegar al Pont de la Baladosa, recorrerlos a una hora temprana , con un paraje cubierto de nieve polvo, inmaculado y apenas transitado y encima hacerlo con esquís te produce un cumulo de emociones y sensaciones que son difíciles de explicar, todo es tranquilo, bucólico y especial…. Pero siempre hay un “ pero”, vamos absortos en el paisaje, disfrutando del valle , su silencio temprano…. Un ruido extraño, molesto, inquietante resuena y retumba en el valle… ¡ motos de nieve ¡ , varios de estos aparatos recorren a toda velocidad la pista y enfilan montaña arriba, rasgando con su ruido el silencio matutino y profanando con sus huellas en forma de cremallera el blanco manto de nieve recién caída, que son visibles desde bien lejos. Las hay por todas partes, vaguadas , laderas de montañas, ibones… etc.… e incluso en sitios que los esquiadores de montaña nos resistimos a atravesar por presentar un peligro potencial de desprendimientos de avalanchas.. hay huellas de moto de nieve, ¡ cuán osada es la ignorancia y la gente ávida de emociones fuertes ¡.









Movemos negativamente la cabeza , la agachamos y seguimos valle arriba en busca de nuestro pico. El valle se estrecha y aparece el bosque, lo atravesamos buscando la Pleta de Sisqueró con su cabaña , en una sucesión de lazadas y vueltas maría vamos enlazando las zonas más despejadas y menos pendiente. De repente vemos que la traza que llevamos delante enfila de nuevo cara abajo, nos parece raro y sospechamos algo , pero queremos verificarlo y efectivamente lo que me temía se conforma , una fuerte pendiente muy cargada de nieve aparece delante de nuestros esquís. No es prudente atravesarla y damos marcha atrás en busca de otro paso menos expuesto. Perdemos unos metros y nos cruzamos de vertiente. Aquí la pendiente es menos acusada y está mas protegida por los pinos, empezamos de nuevo.




Al descrestar una loma, la vegetacion desaparece y ante nosotros se abre una llanada a los pies del Pic de Sisqueró, Tossa de Juclar , Senyal de Sisqueró y Cabaneta, en medio de esta pleta , medio cubierta de nieve y apenas visible la Borda de Siscaró. Nos juntamos con la pareja que llevábamos delante y tres jóvenes que no sabían bien a donde iban. Comentamos algo sobre la ruta de ascenso y Eli y yo aprovechamos para tomar un bocado y beber un trago de té.



Para acceder a las laderas de la Cabaneta, tenemos que superar el resalte rocoso que rodea la pleta. Dos tubos permiten acceder a la Portella de la Cabaneta, desde donde se puede alcanzar fácilmente la cima de esta montaña.





Nos decidimos por el de la derecha, que por su orientación nos parece más seguro y aunque nos hace dar un rodeo, es preferible esto que encontrarnos con alguna placa escondida. Vuelta maría, tras vuelta maría, vamos ganando altura, las lazadas se suceden y el tubo se estrecha cada vez mas. La parte alta está más dura y exige un poco mas de concentración, pero ya estamos en la salida y la nieve polvo aparece de nuevo.





Con un flanqueo y unas suaves lazadas accedemos al ibón superior, aquí nos cruzamos con el grupo que llevábamos delante, se dan la vuelta porque se hace tarde y aún quedan más de 400 m desnivel para llegar a la cima. Los vemos desaparecer entre suaves virajes en un inmaculado manto de nieve virgen.



Buscamos un lugar a resguardo del frío viento que corre por estos lugares, y aprovechamos para comer algo y calentarnos con un trago de té del termo que Eli lleva en la mochila.







Valoramos la situación , son las 14:00 horas, estamos 400 m de desnivel por debajo de la cima de la Cabaneta, tal como está la nieve nos queda algo más de una hora para llegar, hace viento y la temperatura es fría. Luego nos queda la bajada……y el regreso a casa. Decidimos quitar pieles y bajar… la Cabaneta tendrá que esperar y nosotros también… a ella no creo que le importe, lleva muchos siglos dominando estas alturas del Pirineo Andorrano, a nosotros tampoco… ya vendremos otro día con igual de ilusión y ganas de disfrutar en la montaña. Optamos bajar por el mismo tubo de subida, con un corto derrape al inicio , salvamos la parte más pendiente y helada y luego a disfrutar, una sucesión de giros cortos al principio y amplios en su parte final nos deslizamos en una nieve polvo ligera y fácil de esquiar. Eli dibuja sus “primeras firmas “ de nieve polvo en alta montaña y por cierto “firma” muy bien, tiene buena caligrafía…. Y eso que está empezando.





En el bosque de bajada y entre pino y pino también “ escribimos con letras mayúsculas “ y de nuevo nos encontramos con las dichosas motos de nieve que están jugando cerca de la pala cargada que anteriormente nosotros habíamos decidido no atravesar.. ¡¡¡ inconscientes !!!

En un visto y no visto estamos en el Pont de Baladosa. Se nos acabó lo bueno, sólo nos quedan 3 km. para llegar al coche .¡¡¡ pero de remar¡¡¡. Decidimos poner las pieles y disfrutar de la Vall d’Incles de bajada.



Cuando llegamos al coche , la temperatura ha bajado un poco más, el sol se esconde poco a poco tras las montañas y queda poco tiempo para que el ocaso haga acto de presencia.

Recogemos el material , guardamos los esquís y enfilamos el camino de retorno a casa… ha sido un bonito día de disfrutar en la montaña y nos prometemos que volveremos a la Val d’Incles y a la Cabaneta.

1 comentario:

  1. hola,
    hoy hemos esquiado el pico d'anrodat. Si no hay inconveniente utilizaré una foto de vuestra salida donde se aprecia muy bien la canal de ascenso y descenso que hemos hecho, a la izq. de la cima. Citaré la fuente, claro. Yo subí con esquís a la Cabaneta hace años y ya tomé fotos de este pico pero las perdí.
    saludos

    ResponderEliminar