Fitas en el Abra Salkantay a 4.600 m ( Andes-Perú )

martes, 13 de noviembre de 2012

BTT POR LOS PUERTOS DE BECEITE-ELS PORTS I

1ª Etapa.  La Farinera-Refugio del Caro







Fue nuestra amiga Mireia la que nos puso en canción para realizar esta travesía. Conocíamos la zona de oídas pero no la habíamos visitado y que mejor ocasión que aprovechar el puente del Pilar para hacer una escapada y pedalear por esos parajes.

Dicho y hecho, se formó el grupo de personas interesadas en la actividad y fue Mireia la que se encargó de la organización, buscar la ruta, reserva de refugios e información de la zona.

El día 12 bien tempranito tomamos el camino hacia Horta de Sant Joan, lugar donde iniciamos la travesía de dos días por la zona de los Puertos. El grupo estaba compuesto por 3 parejas, Pep y Nuria, Ramón y Mireia, nosotros dos,  juntamente con nuestros dos "singles" Alba y Jordi.

El viaje fue rápido y en poco menos de 3 horas estábamos a la afueras de Horta en un lugar denominado La Farinera, que era el sitio escogido para iniciar la ruta.

La ruta de dos días por los Puertos de Beceite es un recorrido de 102 km de longitud y unos 1750 m de desnivel, luego en la realidad nos salieron menos kilómetros y más desnivel acumulado. El recorrido escogido se dividía en dos etapas, la primera de ellas que discurría en su primera parte por un terreno fácil y ciclable que luego se convertiría en un sendero intransitable para la bici hasta llegar al refugio de Terranyes y luego de nuevo ciclable para llegar al Refugio del Caro, lugar de pernocta de la primera jornada.

La segunda jornada desde Caro hasta llegar de nuevo a la Farinera, pasando por Beceite y cruzando tres collados, alguno de ellos con fuertes pendientes.


Es media mañana y nos encontramos descargando las bicicletas de los coches en el aparcamiento de la Farinera, lugar próximo a Horta y cruce de las carreteras T-334 y T-330. La actividad es frenética, montar las bicis, preparar las alforjas y el equipo, cambiarnos de ropa, repasar la impedimenta, dar un último bocado, mirar el plano y el track. En poco menos de 45 minutos estamos listos para iniciar la marcha.

A Mireia, que había llamado al refugio el día anterior para confirmar nuestras reservas, le recomendaron no seguir la ruta original y no pasar por el refugio de les Clotes, pues es un tramo bastante técnico. Por lo cual tuvimos que modificar el recorrido y hacer un desvío que nos obligaba a recorrer mas distancia. Yo previamente había estudiado el plano y descargado los dos tracks para el GPS, así como llevaba la reseña del recorrido.


El tiempo estaba medio cubierto y soplaba un poco de viento, aunque no impedía el pedalear con normalidad.




Salimos los 8 de la Farinera por la amplia pista del otro lado de la carretera, no sin antes de fotografiarnos todos juntos junto a la gran escultura de piedra a modo de cabeza de búho, que se encuentra en medio del cruce.



La primera parte rodamos por una amplia pista que toma dirección sur y que se adentra poco a poco en la zona del macizo. Como en esta pista se encuentran varias aéreas recreativas y de picnic y estas fechas caen en  puente, el tráfico de vehículos es constante lo que hace que en esta pista estrecha extremenos las precauciones.




El rodar es tranquilo y poco después de recorrer 11 km nos encontramos en el área de la Franqueta, punto final de la mayoría de los vehículos. Aquí hacemos una breve parada para comer algo, consultar del plano y el track, ya que aquí nos desviamos de la ruta original.



Seguimos la pista que se sigue con tendencia sur-suroeste y que comienza a ganar altura con varias revueltas. El grupo se estira y verdaderamente es cuando comenzamos a ganar altura. Abren la marcha Pep, Jordi y Ramón con Mireia, el resto vamos unos metros detrás admirando el paisaje y charlando... mientras la pendiente nos deja. De tanto en tanto el grupete de cabeza se detiene lo que permite que nos agrupemos y cambiemos impresiones. Eli sube pausadamente pero con ganas y soltura… quién lo diría tiempo atrás cuando el solo hecho de subirse a la bici la hacía ponerse muy nerviosa y tensa. Para ella este recorrido es como una prueba de fuego y lo afronta con muchas ganas e ilusión.


La pista sigue paralela al barranco de Closetes, la masa de pinos cubre por completo la zona y se alterna con zonas rocosas, paredones y barrancos. Pasamos el Coll de Safrà y nos dirigimos a la Punta de Miralles hacia el collado de su nombre. La pista sigue con sus revueltas y ganando altura, pasamos a la altura del Pí Ramut y una balsa de agua de bomberos, un poco más allá la pista se acaba y se convierte en un sendero.






Creo que ha llegado el momento “no ciclable” del recorrido. Empujamos la bici, el sendero se estrecha cada vez más y pasamos una zona con una fuerte caída al lado izquierdo. La pendiente se acentúa tanto que en algunos puntos algunos tenemos que subir las bicis casi a pulso y luego bajar a ayudar al resto con las suyas. Eli empuja la bici con ganas pero en algunos lugares hay que ayudarla pues la lesión que sufre en su muñeca izquierda le dificulta hacer mucho esfuerzo.






Estamos en la Ombría del Grevolar, y el sendero sigue ganando altura y nosotros... empujando la bici. Llegamos a un cruce de sendero y tomamos el de la derecha, el camino se empina hasta el punto de tener que subir la bici entre dos personas. Me parece extraño el recorrido y consulto el track. Se me confirma la sospecha, no vamos bien, nos hemos equivocado el cruce. Deshacemos el camino y esta vez tomamos el camino de la izquierda.




 El sendero pierde verticalidad y comienza a hacer lazadas para superar una zona rocosa. El desgaste que sufrimos al tener que arrastrar las bicis comienza a notarse y las paradas a coger el aliento cada vez son más frecuentes. Pasamos el Coll de l’Ereta de Clots y decidimos hacer un alto para reponer fuerzas. En un espolón rocoso paramos y nos disponemos a comer. Me adelanto para inspeccionar el camino. Unos centenares de metros más adelante y una vez superada una zona rocosa veo un cartel que anuncia la proximidad del refugio de Terranyes. El camino es más plano.






Con la buena noticia vuelvo hacia donde se encuentra el grupo, que parece que con la comida y las buenas nuevas coge nuevos bríos para superar este último tramo de dificultad….







Estamos en la zona plana de la Miranda de Terranyes a 1193 m de altitud, el punto más alto de la jornada y por fin nos podemos montar de nuevo en las bicis.









Seguimos unos trazos de pista y pasamos un cartel que avisa del peligro de toros bravos sueltos...glups…y efectivamente a lo lejos descansando en una revuelta de la pista nos encontramos a una manada. Realizamos un largo desvío para evitarlos y volver a coger la pista unos metros más allá, cualquiera se fía.


Pasamos cerca del refugio de Terranyes donde vemos a unos senderistas y seguimos la pista con un constante sube y baja. El firme está muy suelto y con piedras con lo que en alguna que otra bajada pronunciada nos obligua a bajar de la bici para transitar por  la pista.

Poco a poco la esta  se va haciendo más viable y ya se ven  indicios de civilización o sea algún vehículo, excursionista, casas…..



Pasamos el Coll de Llinars y la pista se enfila ladera abajo en busca del valle. Damos mil y una revuelta perdiendo altura de forma vertiginosa, el recorrido coincide en el GR-7 que viene de Paüls. Llegamos a la Colonia del Ports y nos desviamos en busca del Refugio de Caro donde pasaremos nuestra primera noche del fin de semana.


El Refugio de Caro, perteneciente a la UEC, se encuentra dentro de la ruta de les Estels del Sud, travesía senderista de cinco etapas que discurre por el macizo de los Puertos y que se está haciendo muy popular, esto hace que nos encontremos el refugio con bastantes con varios grupos de senderistas.


Después de registrarnos y guardar las bicis, una gratificante ducha nos reconforta de las “penalidades” de la jornada y unas buenas jarras de cerveza ponen la nota lúdica al jornada. Más tarde una caliente cena calma la gana que traíamos desde hacía hora, bueno a todos menos a Eli….pobre, ella no puede con el guiso de carne porcina de la cena. La próxima “pediré el menú vegetariano” dice, mientras trata de reponer fuerzas con la ensalada y “pà amb oli”.

Mañana será otro día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario