Fitas en el Abra Salkantay a 4.600 m ( Andes-Perú )

miércoles, 2 de noviembre de 2011

PERU 2011-CORDILLERA DEL HUAYHUASH VII

 TRECK DEL HUAYHUASH



Día 7. Cajatambo-Huaraz
Desplazamiento en autobús
Horario: 10h

Son las 5,45 h y estamos en la plaza mayor de Cajatambo en espera de que llegue el autobús para embarcar con destino a Huaraz. La gente se va agolpando y cantidad de personas con sus equipajes hacen cola para subir al vehículo. Gente con maletas o simplemente paquetes hechos con tela o cajas de cartón, con cajas con gallinas y  enormes bultos, ancianos, jóvenes, mujeres con niños a sus espaldas, vendedores de fruta, gente variopinta que se desplazan a la capital o poblaciones cercanas y en medio de este gentío, nosotros, con nuestras mochilas y equipos de montaña y con esa mirada de curiosidad o a veces de incredulidad en vivir lo que está pasando en esos momentos.
Arranca el bus, está repleto e inicia un largo periplo que durará cerca de seis horas para recorrer algo más de 140 Km, por una pista de tierra por en medio estas montañas. Damos gracias que nos haya  tocado la ventanilla de la izquierda pues el “patio” que tenemos debajo es impresionante y recordamos que vamos en un “bus borreguero” por una pista de tierra que apenas permite la circulación de dos vehículo a la vez y con curvas cerradas que arañan el desnivel.
En cada parada suben vendedores, mujeres y niñas principalmente, que ofrecen frutas y comida a los pasajeros. Aquí observamos que también existe eso de la “antigüedad y rangos” ya que los primeras en subir a vender son las mujeres y cuando estas han ofrecido sus productos dejan el paso a las niñas que intentan su venta a una clientela que ya ha saciado sus necesidades. Siempre hay una alma caritativa que les compra algo y entonces en sus caras resplandecen con alegría y se les ilumina con  una sonrisa  de oreja a oreja y con un tímido "gracias".

Las horas pasan y el bus avanza penosamente por esta infernal pista con un constante rascar cambio de marchas y chirrido de frenos, seguramente estos cacharros no saben lo que es pasar una ITV. En cada curva, en cada cruce con algún otro vehículo el cacharro se asoma literalmente al precipicio y sus ruedas exteriores “rozan” al borde de la pista. Esta vía no tiene nada que envidiar a “la carretera de la muerte” , pista que une la zona de La Paz con Coroico ( Los Yungas) en Bolivia, donde cada año había bastantes accidentes de buses, camiones y guaguas despeñados por el abismo.
En la actualidad esa carretera está en desuso, solo circulan algún que otro vehículo amante de las emociones fuertes y btt,s. siendo un reclamo turístico de las agencia de aventura que la “ venden” como emoción fuerte a sus clientes.
Cuando por fín circulamos por una pista asfaltada, respiramos con cierta tranquilidad. Aquí el peligro no está en la montaña, si no en la carretera, y circules por donde circules siempre ves restos de algún que otro accidente.


Estamos llegando al final de nuestro viaje en bus, nuestro destino Pativilca, importante nudo de comunicaciones cercano a la costa donde podremos coger algún otro bus o guagua que nos acerque a Huaraz.
Nos bajamos del bus aprovechando la parada para la comida y nosotros también necesitamos comer algo. Nos indican el lugar donde podremos buscar transporte a Huaraz y nos dirigimos a la gasolinera a la salida de la población, el tráfico es intenso y caótico y varios taxistas nos ofrecen sus servicios para llevarnos a Huaraz, pero sus tarifas nos parecen abusivas. Ante nuestra negativa y viéndonos que nos vamos a comer tranquilamente, uno de ellos rebaja la tarifa hasta que logramos llegar a un acuerdo, a final iremos a Huaraz en una furgoneta taxi “pirata” y la compartiremos con otras cuatro personas…pero no pensemos en ello ahora...y nos vamos a comer¡¡¡.
Después de degustar un excelente “caldo de gallina” que es como le llaman a una potente sopa casera a base de este animal y acompañada de papas, pasta….y un tiradito de pollo, las cosas las vemos de otro color y rebobinamos las últimas horas pasadas… esta mañana estábamos a casi 3.400 metros y ahora nos encontramos a nivel de mar, que locura de país.
Si el viaje de la mañana fue no apto para cardíacos, el de regreso a Huaraz no le tenía nada que envidiar…. Una furgoneta pirata llena de gente, un conductor “medio suicida” , tres películas de Jacki Lee  ( saltos y mamporros por doquier)… vamos un viaje relajante.
Otra de las “anécdotas” que vivimos en primera persona es que observamos el grado de corrupción que existe en la administración, por cuatro ocasiones la policía de carretera paro el vehículo y en tres de ellas la situación fue resuelta mediante el soborno. Vimos como el policía se llevaba al conductor a la parte trasera del vehículo fuera de las miradas indiscretas y entre los papeles del vehículo el conductor le hacía llegar “la mordida”. Pero lo que no contaban es que nosotros íbamos en la parte de atrás de la furgoneta y a través de la luna trasera tintada veíamos como espectadores en primera fila toda la operación. En una ocasión el policía desconfió y se llevó al conductor detrás del vehículo policial, unos metros más allá.
La ruta que nos trae de regreso a Huaraz discurre paralela al río Fortaleza y trepa sin descanso hasta llegar al paso de Coconococha y ya la habíamos recorrido en nuestro viaje de Lima. El tráfico es intenso y rápido, el tránsito de mercancías y personal es constante haciendo peligrosa la circulación por esta sinuosa carretera de montaña, que es la principal arteria de comunicación entre la Panamericana y el Valle del Ancash.
Después de algún que otro sobresalto, gracias a nuestro aspirante a piloto de rallyes, llegamos a nuestro destino y un suspiro de alivio se nos escapa mientras nos perdemos entre el bullicio de Huaraz en busca de nuestro alojamiento. Creo que esta noche dormiremos del tirón y me viene a la mente el comentario que  mi buen amigo Pedro Expósito hace al finalizar alguna “ actividad de aventura”,…. uff, otro día mas y vivos .¡¡¡¡
Tanto Eli como yo nos hacemos la promesa de que algún día volveremos a terminar nuestro Huayhuash.

No hay comentarios:

Publicar un comentario