Fitas en el Abra Salkantay a 4.600 m ( Andes-Perú )

sábado, 1 de noviembre de 2014

POR TIERRAS DE LOS M'GOUNES ( Ighil M'Goum 4008-4001-4068 m) 1ª Parte


Recorriendo los senderos nómadas del Alto Atlas Central 




El proyecto


Hace ya dieciocho años que visite por primera vez las tierras del Alto Atlas Marroquí.
Con un grupo de amigos y junto a mi compañero Tomas Rodríguez, fuimos los organizadores y responsables de aquella actividad. Durante 10 días, recorrimos y ascendimos la mayoría de las montañas que rodean el Valle de Ouarzane y sus cimas de más de 4.000 m. Fue una campaña provechosa, que además de darnos a conocer estos profundos valles, agrestes montañas, y solitarios collados ... nos dio la oportunidad de conocer a sus gentes, su forma de vida y  su dura existencia.
Fue en esta ocasión, cuando conocí a la familia Bouredda, a Mohamed y a su hermano Lahcen.


Ambos regentan un Albergue en la población de Imlil, el Albergue Lepiney y Lahcen, es Guía de Montaña titulado. He vuelto a Marruecos y sus montañas en varias ocasiones, con amigos, guiando grupos a la montaña, con familia y todas ellas he contado con la inestimable ayuda de Lahcen. Su seriedad, profesionalidad, capacidad organizativa, honradez, sencillez y experiencia lo avalan como uno de los mejores Guías de Montaña de las montañas marroquís. Sin dudarlo si alguien visita este país y necesita un guía de montaña , Lahcen Bouredda es su hombre.





Al final del verano Eli quería hacer  un viaje a las montañas del Alto Atlas, la mayoría de ellas ya las habíamos ascendido y también conocíamos sus valles y gargantas, pero había una montaña que me faltaba por ascender para completar la lista de los cuatro miles del Alto Atlas y ese era el Ighil M'Goun y su larga cresta. También quería aprovechar la ocasión para recorrer esta zona un rincón entre las montañas no muy conocido ni transitada en mucho de sus puntos, nada que ver con la zona del Toubkal y aledaños.
De nuevo me puse en contacto con Lahcen y le pedí que me diera soporte logístico y como buen conocedor de la zona , me diseñara un itinerario, fuera de lo clásico, que nos  permitiera a la vez de subir al M'Goun, realizar un teking por la zona , todo con vistas a poder llevar a algún grupo a esas montañas. Y así lo hizo, después de descartar varias opciones porque nos parecían un poco convencionales , propuso un recorrido lineal de norte a sur, atravesando el macizo, por la zona del  M'Goun, recorriendo los valles de su zona norte , para después recorrer los de la zona meridional .


VIERNES DIA 19 DE SEPTIEMBRE 2014

La partida


Llegó el día de la salida, horas antes de desplazarnos hacia el aeropuerto de Girona, comprobé la meteo. Ya sabíamos que no tendríamos todo el buen tiempo que querríamos tener, pero en esta comprobación de última hora,me percaté  que se esperaban abundantes precipitaciones de nieve en las zonas altas, con espesores ya un poco importantes, además de fuertes lluvias y tormentas, lo que hizo que  incluyéramos en el poco equipaje que facturábamos, las botas de montaña, polainas, ropa térmica ....etc, con la necesaria reestructuración de peso y volumen.



Yo no soy muy partidario de volar con según que aerolíneas de bajo coste, creo que al final acabas pagando la diferencia y muchas veces se sufren las restricciones de equipaje, espacio, servicios...etc,  pero esta vez , aprovechando un vuelo barato y con el empeño de no estirar más "el brazo que la manga", en la ya no tan alegre economía en los tiempos que corren , y que sufrimos la mayoría de las familias, decidimos volar con una aerolínea ( de la que no quiero dar publicidad.... encima eso faltaba) que nos permitía un vuelo directo a Marrakech, así que después de acabar la jornada laboral de Eli.... coche y un trayecto no muy largo hasta el Aeropuerto de Girona, al que llegamos con la antelación suficiente y que nos permitiera  poder facturar( lejos de las colas y atascos y sobresaltos de última hora) el exiguo equipaje que llevábamos y esperar cómodamente la salida de nuestro vuelo.


De Girona a Marrakech, el vuelo apenas dura dos horas y media, pero pasar  la aduana de este aeropuerto nos costó  casi el mismo tiempo. Vaya atasco y lentitud de los funcionarios de control de pasaportes, que desgana, poca amabilidad y eficiencia, una verdadera pena.
Gracias a esto, ya era pasada la media noche, cuando llegábamos a nuestro alojamiento en la ciudad. La  Riad Casa Sophia (que Eli, con su eficiencia de siempre, encontró a un muy buen precio ) esta en medio de la Medina o sea que para llegar a ella o conoces los mil vericuetos de callejas cercanas a la Plaza de Djemaa el-Fna o llevas gps o pagas a alguno de los numerosos lugareños con carritos para llevar el equipaje de los turistas, porque el taxi o transporte no pasará de la zona cercana a la plaza o sus calles cercanas y en la Medina el  tráfico de vehículos a motor  de cuatro ruedas, está restringido.




La riad era muy cómoda, limpia y acogedora, con ese encanto oriental de este tipo de alojamientos y con una decoración y una amabilidad de sus trabajadores muy de adradecer, además de tener un precio muy ajustado  con una calidad de servicios buena. Creo que es un alojamiento a tener en cuenta.

SÁBADO 20 DE SEPTIEMBRE 2014

Un viaje muy….interesante.


Después de un sueño reparador y un desayuno bastante aceptable, habíamos quedado con nuestro amigo Lahcen, para comenzar nuestra aventura. A la hora fijada y como siempre, nos vino a buscar y nos dirigimos al transporte que nos acercaría a la población de Azilal donde cambiaríamos de vehículo para que nos trasladara hasta Ikhf-n-Ighir, que sería nuestro punto de inicio del recorrido.
Los que han viajado por la carreteras marroquís, ya sabrán de lo que hablo, las casi 2,5  horas de viaje y 175 km hasta esta población,se hacen eternos y ....llenos de sobresaltos, tráfico pesado, adelantamientos extremos, cruces peligrosos, en fin todo un reto para los amantes de las emociones, pero al fin ya estamos en Azilal, que será la última ciudad en condiciones que pisaremos en muchos días.


Después de reponer fuerzas con una buena tajine, cambiamos de vehículo y nos dirigimos hacia el sur por una estrecha carretera que trepa por un puerto de montaña. Como ha cambiado el entorno.... las rocas aparecen por todas partes, también la erosión y la desolación está presente, la soledad hacen que estos paisajes tengan una magia especial. De tanto en tanto, aparece alguna choza o aldea como señal de que en este agreste lugar también hay población.

Descendemos el puerto, una larga y sinuosa bajada nos acerca al valle de Bougamés. Podemos apreciar que en muchos puntos la carretera ha estado cortada por los barrancos y torrentes que la atraviesan, es como una advertencia de que cuando llueve en la zona, lo hace de verdad.

El Valle de Bougamés es un oasis en medio de tanto secarral, es un valle fértil. Los cultivos están localizados en la franja por la que discurre el cauce principal del curso de agua que atraviesa esta zona. Numerosas plantaciones de árboles frutales, manzanos en su mayoría, nos indican de la actividad principal de los habitantes de la región y como no muchísimos  nogales, enormes árboles en comparación con los que estamos acostumbrados a ver en nuestro país, crecen junto  a los huertos y zonas donde los campesinos cultivan hortalizas y verduras. Fuera de la línea verde que señala el fluir del agua, se abre el reino de color ocre, de la sequedad y la aridez, solo visitado por los rebaños de cabras y ovejas de los pastores nómadas bereberes.

Después del viaje " de infarto" por las carreteras de la región, nos alegramos de haber llegado a nuestro destino en  la pequeña aldea de Ikhf-n-Ihir.

Nos alojamos en la Gite d'Etape Bennaceur, propiedad de una familia que Lahcen conoce. Estamos solos y aunque en la zona podemos constatar que hay bastante oferta de establecimientos de este tipo, no vemos un solo " guiri", lo cual , siendo un poco egoístas, nos alegra, podremos disfrutar de la zona lejos de los numerosos grupos de treks que son tan habituales en otras zonas y en otras épocas del año.

Después de un reconfortante té y de tomar posesión de nuestro alojamiento, salimos a dar una vuelta por el lugar. La tarde amenazaba tormenta, pero la que cayó …y nos cayó encima fue de la" del pulpo". Volvimos a la gitê, empapados hasta las trancas .... y ya no paró de llover en casi dos días.....

DOMINGO DIA 21 DE SEPTIEMBRE 2014

Del verde al ocre.


Toda la noche lloviendo y continua.... desayunamos y esperamos un hueco entre chubasco y chubasco para salir y realizar nuestra primera etapa del recorrido Ikhf-n-Ihir-Azib Ikkis.


Aprovechando una breve tregua, Sahib , nuestro cocinero y mulero, carga el material y nosotros salimos para recorrer la primera parte del itinerario hasta Tabant, población cercana y poder visitar el mercado semanal que hoy se realiza. Al poco de salir nos colocamos las capelinas y ya no nos las quitaremos hasta llegado nuestro destino, llueve y llueve con fuerza.


El sendero discurre paralelo a los campos y cultivos del valle, la vegetación verde contrasta enormemente con las laderas de color ocre que flanquean el valle. De tanto en tanto, algún grupo de casas o aldea rompe el contraste del color verde y la tonalidad marrón de las casas de barro salpica el paisaje.


Llegamos a la pista principal que nos conduce a Tabant, numerosas personas, a pie, en burro, en ciclomotor o furgoneta se dirigen al mercado, nos dejamos llevar por el gentío, ahora llueve de verdad.


El mercado de Tabant , es el típico mercado bereber de estas poblaciones de montaña, aquí se encuentra de todo, desde frutas y verduras, animales, ropa, menaje, cachivaches...etc. Es aprovechado  los pastores nómadas que bajan de las montañas para vender sus animales y adquirir los productos de primera necesidad tan  necesarios para su subsistencia. También hay que decir que a estas gentes el bajar de la montañas y acercarse hasta aquí les supones varios días de caminata o a lomos de sus mulas.


Tabant, también acoge el Centre de Formation Aux Metiers de la Montagne o esc
uela de Guías de Montaña de Marruecos, lugar donde durante 6 meses se forman los guías de montaña de este país. Lahcen se formó en este Centro.


Después de una breve visita al mercado nos dirigimos hacia Ait Sa'id, pequeña población próxima a Arous, aquí tenemos noticias de Sahib, nuestro cocinero, que nos dice que no se puede atravesar el Assif -n- Arous ( barranco de Arous), debido a la gran cantidad de agua que baja y que hoy es imposible transitar por el camino que sube hacia nuestro destino, lo que nos obliga a acabar el recorrido en esta población en la Gitè d'Etape Tamarzirt, a la que llegamos ya pasado el mediodía.






Comemos y  el resto de la tarde lo pasamos viendo llover ,secando la ropa y calzado que llevábamos puesto el día de hoy.
Antes de la cena hablamos con Lahcen y rediseñamos la etapa) para mañana, esto será una constante en el recorrido.
Si podemos cruzar el rio, añadiremos dos horas y media más a la larga etapa del día, con dos collados de 3.200 y 3.400 m  y un largo valle que transitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario